Baños y Microcemento
Introduce aquí el subtítular

Reformas de baños y microcemento

El microcemento es un revestimiento que se compone de una base de cemento de altas prestaciones mezclada con polímeros, fibras, áridos y se combina con pigmentos de colores, la cual se adhiere a toda clase de superficies.

Luego de mezclarse y amasarse, hay que distribuirlo en la superficie cubriéndola hasta obtener un recrecido que puede ir desde 2 a 3 mm. El microcemento se ajusta a la necesidad de cada proyecto, otorgándole un aspecto original, moderno, y de calidad. Este producto es ideal para cubrir superficies de toda clase como hormigón, cemento, azulejos, baldosas, yeso, pladur, metal, plástico, gres, mármol, entre otros.

La aplicación de este material abarca desde suelos a paredes, zonas de estar, piscinas, baños, cocinas, muebles, o incluso techos interiores y exteriores. Nos gusta utilizar el microcemento por su versatilidad, textura, acabado, y capacidad de combinar con madera, vidrio, metal, entre otros materiales permitiendo lograr resultados muy creativos siguiendo la imaginación del decorador, arquitecto o particular.

Aspecto del microcemento:

Las aguas es la característica principal de los revestimientos de microcemento. En los colores más claros las aguas se ven menos que en los colores oscuros. Las aguas son características del material y le dan un aspecto natural al microcemento.

Acabados del microcemento:

Existen diferentes acabados para el microcemento, en función de la cantidad de microcemento utilizado se obtienes una alta gama de terminaciones. Si pulimos el microcemento antes de sellarlo conseguiremos obtener acabados lisos ideales para suelos mientras que si no pulimos el microcemento podemos conseguir unos acabamos más rústicos ideales para paredes. En la fase de sellado con poliuretano y resinas acrílicas definiremos si el aspecto de la protección final será brillante, satinada o mate.

¿Cómo limpiar el microcemento?

La limpieza del microcemento se realiza con jabón neutro y agua. Para renovar la capa de protección del suelo es recomendable aplicar ceras diluidas con agua, periódicamente, con fregona o mopa.